Las Patronas

 

patronasLas Patronas

La localidad de Guadalupe o La Patrona está situada en el Municipio de Amatlán de los Reyes, Estado de Veracruz, México.
Allí viven "Las Patronas", un grupo de 14 mujeres que, diariamente desde hace 15 años, dan bebida y comida a los emigrantes que viajan, como moscas, sobre trenes de carga hacia EEUU.
Al menos 400.000 centroamericanos indocumentados cruzan cada año México para tratar de llegar a EEUU.
Al 15% que lo consigue le espera la policía fronteriza y cazadores de espaldas mojadas.
Los emigrantes que viajan sobre el tren recorren una distancia de 8.000 Km. hasta llegar a EEUU.
En los últimos años se han contabilizado más de 5.000 muertos y un número indeterminado de desaparecidos...
Las Patronas cocinan y entregan a los emigrantes una media de 200 raciones de comida y bebida cada día.

Ver video en Youtube

Espejismos de Libertad

freedom

Quiero empezar mandando un saludo, un abrazo y una felicitación bien grandes a los valerosos pueblos egipcio y tunecino. Y ojalá podamos mandárselos, también, a otros pueblos y otras gentes, tanto del mundo árabe como de otros contextos geográficos y culturales, que, cansados de soportar situaciones inaceptables de injusticia y opresión, sean igualmente capaces de alzarse contra sus particulares tiranos para intentar tomar las riendas de su destino. Algunas modestas reflexiones se me ocurren a partir de estos esperanzadores acontecimientos. La primera sería constatar el puntillazo que suponen para esas posturas derrotistas –tan frecuentes por desgracia en nuestras sociedades “desarrolladas”- de todos aquellos que proclaman la inevitabilidad del “desorden establecido”, la imposibilidad real de que las cosas cambien. ¡Vaya si pueden cambiar! Sólo hace falta un pueblo que diga “¡basta!”; que se eche a la calle de forma pacífica, sí, pero radicalmente firme y obstinada; que no esté dispuesto a seguir soportando la indignidad y la violencia de un trato inhumano y degradante.

No olvidemos, además, que este proceso liberador que hoy se extiende por el norte de África tuvo un inicio, un detonante que prendió la mecha del descontento popular: el joven universitario Mohamed Bouaziz, quemado a lo bonzo en la localidad tunecina de Sidi Buzid como radical acto de protesta cuando la policía le quitó el modestísimo puesto de frutas ambulante con el que pretendía ganarse la vida. Lo que nos demuestra también lo importantes y transcendentes que pueden resultar en ocasiones determinados gestos individuales, por más que lamentemos profundamente el hecho de que situaciones vitales desesperadas puedan llevar a alguien a tomar una determinación tan drástica.

Leer más...

Entrevista a Manfred Max-Neef

AMY GOODMAN: En Bonn, Alemania tuve oportunidad de conversar con Manfred Max-Neef, el reconocido economista chileno que ganó en 1983 el Right Livelihood Award, dos años después de haber publicado su libro Economía Descalza: Señales desde el Mundo Invisible. Empezé preguntándole que explique el concepto de la economía descalza.

MANFRED MAX-NEEF: Bueno, es una metáfora, pero es una metáfora que se originó en una experiencia concreta. Yo trabajé alrededor de diez años de mi vida en áreas de pobreza extrema, en las sierras, en la jungla, en áreas urbanas en distintas partes de Latinoamérica. Al comienzo de este periodo, estaba un día en una aldea indígena en la sierra de Perú. Era un día horrible; había estado lloviendo todo el tiempo. Estaba parado en una zona muy pobre y enfrente de mí estaba otro hombre parado sobre el lodo (no en el barrio pobre sino en el lodo). Y bueno, nos miramos. Este era un hombre de corta estatura, delgado, con hambre, desempleado, cinco hijos, una esposa y una abuela. Yo era el refinado economista de Berkeley, maestro de Berkeley, etc. Nos mirábamos frente a frente y de pronto me di cuenta de que no tenía nada coherente que decirle en esas circunstancias; que todo mi lenguaje de economista era obsoleto. ¿Debería decirle que se pusiera feliz porque el producto interno bruto había subido un 5% o algo así?

Leer más...

Gasolina para una Revolución

Quizás sea muy poco, apenas nada, el dedicar este escrito al joven tunecino que se prendió fuego a lo bonzo en Túnez, ante la grandeza de su gesto. Unas líneas, un folio, unas cuantas palabras para una vida que arde en las llamas de la desesperación. Un fuego lúgubre que, sin embargo, prende todas las mechas de la esperanza. Se llamaba Mohamed Bouazizi y era un vendedor de fruta. Desde los diez años se dedicaba a comprar la mercancía por la noche y después, a la mañana y durante todo el día, a venderla arrastrando su carro por las calles y plazas. Pero antes, tenía que someterse a la mordida policial que le exigía su parte si quería seguir vendiendo. Si no quería que le volcaran el carro, le robaran la fruta o le destrozaran las piernas y la cara. A la tarde, regresaba a su casa con sus doce dinares de ganancia, unos ocho euros, para alimentar a los nueve miembros que se hacinaban en su astrosa casa. Policía corrupta que sigue el ejemplo piramidal de sus dirigentes, que alarga la mano para que le suelten un manojito podrido de billetes. Un rollito de billetes si quieres seguir malviviendo. Igual que en Egipto, en Marruecos y en Argelia. Igual que en todo el Magreb. Lo mismo que en toda África. Hasta que un día se cansó de humillaciones –más vale morir de pie que vivir eternamente de rodillas-, compró un bidón de gasolina, se la derramó por el cuerpo y, delante de los dos policías que lo acosaban, se prendió fuego. Murió una semana más tarde en el hospital. Justo cuando su gesto era un símbolo que había prendido la pólvora de la revolución y el pueblo, harto como Mohamed, se echó a la calle reclamando pan, justicia y libertad.

Leer más...

Contra el reclutamiento de niños soldado

Lanzamiento de apoyo a la campaña
contra el reclutamiento de niños soldado.

Hoy en día, los niños soldados están combatiendo en al menos 14 países de todo el mundo. Los niños y las niñas se ven obligados a combatir, explotados por su trabajo, y sometidos a la violencia y el maltrato.

Hace diez años, la ONU adoptó un tratado que prohíbe la utilización de niños menores de 18 años en las hostilidades o su reclutamiento forzoso en las fuerzas o grupos armados. Hoy en día, dos tercios de los países del mundo han ratificado este tratado, conocido como el Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la participación de niños en los conflictos armados. Sin embargo, 61 países no han ratificado todavía el tratado y no han manifestado su absoluto compromiso para poner fin a la utilización de niños soldados.

Ayúdenos a lograr la ratificación universal del Tratado de niños soldados por escrito a los embajadores de los países clave. Pida a esos gobiernos poner fin al uso de niños soldados y actuar rápidamente para ratificar el tratado.

Les Pedimos que se tomen un minuto para firmar esta petición a los gobiernos que todavía no han ratificado este tratado, que firmen el Tratado de Naciones Unidas para acabar con la utilización de Niños Soldados. Es un signo muy sencillo y no lleva mucho tiempo firmar esa petición en la web de Human Right Watch:

ENLACE PARA FIRMAR

Así contribuimos a hacer un mundo un poco más pacífico donde se respeten los Derechos de los niños

 

Por el Pueblo Saharaui

sahara¡ EL PUEBLO SAHARAUI NECESITA TU AYUDA !

¡REACCIONA YA !

La justicia social está por encima de los beneficios económicos de unos pocos.

Miércoles 1 de Diciembre, Concentración por el pueblo saharaui en la puerta de la Facultad de Letras de la Universidad de Ciudad Real de 12:00 a 12:30.

Load More

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.

Acepto las 'cookies' de este sitio Más Información