OTRAS NOTICIAS (162)

5 de abril de 2021

 

FUENTES: El País, eldiario.es, Público, InfoLibre, Hufftinton post, ctxt.es, Cadena Ser.

PANDEMIA: INCERTIDUMBRE

El virus sigue avanzando en el mundo y deja ya 131.336.037 contagiados y 2.853.365 muertos.

En España los contagiados suman 3.311.325 y los muertos 75.783. La incidencia acumulada a 14 días sigue aumentando (ahora es de 163 casos por 100.000 habitantes), al igual que la ocupación de camas hospitalarias y de UCI por pacientes de Covid-19 (7,5% y 19%). Las comunidades de Madrid, Navarra y Euskadi se sitúan en riesgo extremo (incidencia de más de 250 por 100.000), y varias más el riesgo alto (más de 150).

La movilidad de la Semana Santa hace prever que los malos datos aumenten en los próximos días, lo cual afecta también al resto de pacientes, ya que deben suspenderse cirugías o pruebas a personas que sufren otro tipo de enfermedades.

EL PROCESO DE VACUNACIÓN-

En tres meses se han puesto 596 millones de dosis de vacunas en todo el mundo, 7,7 por cada 100 personas. En Israel el 55% de la población ya está inmunizada; le siguen Chile (18%) y Estados Unidos (16%). En la Unión Europea se sitúa en torno al 6%.

En España se han aplicado 8.743.694 dosis de vacunas (12% de la población) y las personas inmunizadas son 2.713.588 (6%).

La Unión europea (y España) anuncian que el mes de abril marcará u punto de inflexión en el despegue de la vacunación, al intensificarse el abastecimiento de vacunas.

En al menos 55 países no se ha empezado la vacunación, o no existen datos. En Kenia, por ejemplo, se espera que a mediados de 2023 se haya vacunado el 33% de la población.

El director de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha dicho que “la distribución desigual de las vacunas no es solo una aberración moral, sino también económica y epidemiológicamente contraproducente”

A nivel mundial, el proceso de vacunación es sombrío. Vemos cómo surgen variantes y mutaciones del virus cada vez más peligrosas. Un solo contagio y un puñado de contactos pueden desatar una nueva epidemia. Ni el egoísmo, ni el cierre de fronteras, ni los anticuerpos podrán salvarnos. Por si fuera poco, los científicos ya anticipan que en unos meses ya no serán eficaces las actuales vacunas y que necesitaremos una nueva generación de ellas en menos de un año...

LAS VACUNAS CUBANAS.-

Actualmente se están desarrollando en todo el mundo unas 200 vacunas contra el coronavirus. 23 están en proceso de ensayos clínicos de fase III, de las que dos son cubanas. Cuba tiene, además, otras tres vacunas en ensayos en fases anteriores.

Si todo se desarrolla según lo previsto, a finales de agosto se habrán vacunado la mitad de los 11,4 millones de cubanos, y a final de 2021 Cuba será uno de los primeros países del mundo en tener vacunada a toda su población, y con sus propias vacunas.

Es un líder mundial en biotecnología, de financiación totalmente estatal. Produce entre el 60 y el 70% de los medicamentos que consume. Sus productos biotecnológicos, incluidas diversas vacunas, se exportaban a 49 países antes de la pandemia.

Algunos opinan que en materia de sanidad Cuba ha debido sacarse sus castañas del fuego debido al bloqueo de Estados Unidos y al costo de los medicamentos en el mercado internacional. Otros dicen que, de no haber existido ese bloqueo, quién sabe a dónde hubiera llegado…

El país tiene uno de los índices más bajos de contagiados y fallecidos por COVID-19 en el hemisferio occidental: 70.000 contagiados y 408 muertos. La tasa de letalidad es solo del 0,59%, frente a la tasa promedio de 2,2% en todo el mundo.

Las autoridades cubanas han anunciado que exportarán sus vacunas a otros países, a precios muy inferiores a los de las grandes farmacéuticas, lo que abre una puerta a naciones con ingresos bajos y medios. De hecho, ya han manifestado su deseo de recibir las vacunas cubanas países como Irán, Venezuela, México, Jamaica, Vietnam, Pakistán, India y la Unión Africana, que representa a las 55 naciones de África.

Y LA TUBERCULOSIS SIGUE…

El bacilo mycobacterium tuberculosis fue descubierto en 1882, y aún no se ha logrado una vacuna eficaz contra él. Se utiliza desde hace 100 años la vacuna BCG, que se aplica a los recién nacidos en 154 países.

Es la enfermedad infecciosa más letal en el mundo (si exceptuamos el año 2020 por la COVID-19). Más de 1,4 millones de personas murieron por esa causa en 2019. En los últimos dos siglos se ha cobrado más de mil millones de víctimas.

Aproximadamente un tercio de la población mundial está infectada por el bacilo de la tuberculosis, pero solo una pequeña proporción enfermará. Se producen unos 10 millones de contagios al año, de los que 1,1 millones son niños.

Es una enfermedad curable y prevenible. De hecho, en lo que va de siglo se han salvado 60 millones de vidas gracias al diagnóstico y a los tratamientos, aunque éstos son lentos y costosos.

Las comparaciones son odiosas, pero inevitables. En un año de la COVID-19 se han llevado a cabo unos 200 desarrollos en fase clínica para encontrar la vacuna. En el caso de la tuberculosis, apenas existen una docena de ellos, tras un siglo de investigación…

Los investigadores se quejan de la escasez de fondos. Probablemente se deba a que más del 90% de los casos de tuberculosis tienen lugar en países de ingresos bajos y medios (India, Indonesia, China, Filipinas, Pakistán, Nigeria, Bangladesh…). En Europa ocurren unos 60.000 contagios al año, 4.000 de ellos en España.

Es la enfermedad de los pobres, tanto en los países en desarrollo como en los ricos. Golpea a los estratos sociales más desfavorecidos.

Acabar con ella para 2030 es una de las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, de la ONU. Pero las perspectivas no son halagüeñas.

PRECARIEDAD DE LAS TRABAJADORAS DEL HOGAR.-

De las más de 550.000 mujeres que en España trabajan en el sector del hogar y los cuidados, unas 180.000 (el 32,5%) vive bajo el umbral de la pobreza y unas 30.000 en pobreza severa, de acuerdo a un informe de Oxfam Intermón.

Es uno de los sectores más golpeados por la pandemia, y ya antes por la precariedad y la pobreza. Las trabajadoras del hogar no tienen legalmente reconocidos los mismos derechos que el resto de las personas asalariadas, como la prestación por desempleo, la negociación colectiva o la protección por despido, así como la prevención de riesgos laborales

Esa informalidad produce una pérdida de unos 2.600 millones de euros en salarios al año, y la Seguridad Social deja de percibir unos 820 millones.

La pandemia ha provocado el despido de más de 20.000 y otras han visto reducidas sus jornadas de trabajo. Solo 1 de cada 100 ha podido cobrar algún subsidio, por la burocracia y por no estar dadas de alta en la Seguridad Social. Tampoco han podido beneficiarse de medidas como el Ingreso Mínimo Vital o el Subsidio Extraordinario de Desempleo, por trabajar en economía sumergida.

Las organizaciones del sector reclaman su inclusión en el régimen general de la Seguridad Social, de la que se viene hablando desde hace una década pero que siempre se postpone… El Ejecutivo ha retrasado esta propuesta hasta el 2023.

ESPAÑA, A LA COLA DEL TRABAJO DECENTE.-

España, junto a Grecia, Italia, Bulgaria y Rumanía, está a la cola en calidad de las condiciones laborales en la UE a consecuencia de las políticas de austeridad, según un informe de la Confederación Europea de Sindicatos.

En España hay seis millones de contratos temporales, la mitad de ellos por debajo de siete días de duración.

Por otro lado, el 45% de las horas extraordinarias trabajadas en España no se pagan, según el Instituto Nacional de Estadística. Equivalen a la creación de unos 65.000 puestos de trabajo a tiempo completo, y ello tiene su importancia en un país donde el desempleo alcanza al 16,7% de la población económicamente activa (la tasa el más alta de Europa). Además, implican una merma en las cotizaciones a la seguridad social y, por lo tanto, en los recursos de que dispone el Estado para financiar sus políticas.

TERRORISMO CONTRA UNIDAS PODEMOS.-

La sede del partido político Unidas Podemos en la ciudad de Cartagena fue atacada en la madrugada del día 2 de abril con material explosivo. Las cámaras de seguridad recogieron las imágenes de un hombre lanzando un cóctel molotov contra el edificio, lo que provocó un pequeño incendio. En las paredes aparecían pintadas como “Hijos de puta", “Escoria corrupta” y "No al terrorismo de Estado".

Los responsables de la formación política dicen que es el sexto ataque que sufre su sede; lo califican de “terrorismo” y lo adjudican a la “ultraderecha fascista”, agregando que consecuencia de seguir blanqueando a la ultraderecha en el Parlamento y en los medios de comunicación.

Dos días más tarde, la sede de Unidas Podemos en Gijón amaneció con huevos estrellados contra la pared y carteles con insultos y amenazas, como “corruptos”, “violentos”, “asesinos”, “pederastas”, “España acabará con vosotros, no os quepa duda”, comunismo es muerte”, o “Podemos ilegal ya”.

LA CAÑADA REAL Y LA LUZ.-

El poblado surgió a finales de los setenta. Hoy se extiende a lo largo de 14 kilómetros, al sur de Madrid, dividido en varios sectores en los que viven unas 8.000 personas. Es el asentamiento irregular más grande de Europa. En 2017, las administraciones implicadas (Comunidad de Madrid, tres ayuntamientos y Delegación del Gobierno) se comprometieron a mejorar las calles, regularizar las viviendas, rehabilitar la infraestructura eléctrica y garantizar el suministro de energía y agua…, pero nada se ha hecho.

En Octubre pasado, la empresa Naturgy, concesionaria del suministro eléctrico, cortó la luz a dos sectores donde viven unas 4.600 personas, la mitad niños, con el pretexto de que los enganches ilegales registran “consumos de escala industrial” destinados a cultivos de marihuana. Los vecinos dijeron que para la compañía sería muy fácil cortar la electricidad en el tramo de la droga, donde basta ver el grosor de los cables. Naturgy no lo hizo.

Los cortes de luz han afectado sus condiciones de vida, su salud física, mental y emocional. Los que podían se compraron pequeños generadores de gasolina, que les dan energía para alumbrarse un rato, cocinar, calentar agua, lavar, planchar…; pero la gasolina es cara. Otros tienen estufas de leña o gas butano.

Ahora empieza a llegarles la luz, gracias a un proyecto piloto de placas solares promovido por una empresa de economía social (Light for Humanity). Es una solución parcial, que tiene un costo entre 10 y 50 euros al mes por vivienda y al que ya se han apuntado varias decenas de familias.

Pero… la solución es eso, parcial, mientras las autoridades miran hacia otro lado.

LOS OTROS LATINOS.-

Hace unos años eran venezolanos. Ahora son en su mayoría mexicanos los que aterrizan en España para comprar casas de lujo (con precios entre uno y nueve millones de euros) y edificios de zonas residenciales para rehabilitarlos y revenderlos. Prefieren invertir en el sector inmobiliario fuera de su país y en previsión de la recuperación de la economía española. Detrás de sus capitales hay también fondos de inversión o gestores de grandes patrimonios.

El Barrio de Salamanca, de Madrid, es uno de sus favoritos; está cerca del parque del Retiro y tiene abundantes tiendas de moda lujosas y exclusivas joyerías. La familia Capriles, venezolana, ha realizado nueve proyectos de compra y rehabilitación de viviendas de superlujo desde 2013. En un edificio rehabilitado con capital mexicano en la calle Claudio Coello 11, están a la venta pisos de dos dormitorios por dos millones de euros, y áticos por 2,79 millones

LA POLÍTICA AGRARIA DE LA UNIÓN EUROPEA.-

En el marco de la Política Agraria Común de la Unión Europea, el Parlamento europeo ha aprobado un acuerdo que contempla entregar miles de millones de euros en subsidios a explotaciones agrícolas y ganaderas industriales, que utilizan cantidades ingentes de fertilizantes sintéticos, plaguicidas químicos y antibióticos, que ponen en peligro nuestra salud, contaminan las zonas rurales, destrozan los suelos y expulsan del campo a los pequeños… Una política agrícola insostenible.

¿A quién sirve la Unión Europea y a qué dedica nuestro dinero?

¿Qué pasa con la transición ecológica, la reducción de gases de efecto invernadero, el cuidado del medio ambiente, la protección de los suelos… una política que sea beneficiosa para la salud y la naturaleza?

¿No sería mejor pensar en financiar a la agricultura y la ganadería ecológicas y respaldar a los productores que abastecen nuestras comunidades con alimentos sanos producidos con métodos no contaminantes?