OTRAS NOTICIAS (211)

16 de Marzo de 2022

FUENTES: El País, eldiario.es, Público, InfoLibre, Hufftinton post, ctxt.es, Cadena Ser.

LOS PRIMEROS VENCEDORES DE LA GUERRA.-

A raíz de la invasión de Ucrania, los líderes europeos reunidos hace unos días en Versalles han sacado rápidamente una conclusión: Europa necesita “aumentar sustancialmente los gastos de defensa”. El documento firmado los líderes europeos no deja dudas. Habla de “fortalecer y desarrollar nuestra industria de defensa” (su lenguaje se parece cada vez más al de los gobernantes estadounidenses…). Los gastos en Defensa se duplicarán. De hecho, ha anunciado que financiará con 1.000 millones de euros el envío inmediato de armas a Ucrania. Alemania, por su parte, se propone gastar en dos años 100.000 millones de euros en armas. El gobierno español ha anunciado que aumentará prácticamente al doble el presupuesto de defensa “en los próximos años” (actualmente casi alcanza los 10.000 millones). Y Estados Unidos ha aprobado ayudas para Ucrania por 12.300 millones de euros, de los que al menos 6.500 millones serán en apoyo militar.

Ya tenemos a los primeros vencedores de la guerra.

Según datos del prestigioso Stockholm International Peace Research Institute (SIPRI), Estados Unidos exportan el 39% de las armas a nivel global; Rusia, el 19%; Francia, el 11%. Les siguen China y Alemania. España está en novena posición, con el 2,5%.

 

LOS DOBLES RASEROS CON LOS REFUGIADOS.-

Hace tres meses Polonia cerraba su frontera con Bielorrusia, porque en ese país había 10.000 personas que querían pasar a Polonia. Se trataba de refugiados kurdos, iraquíes, sirios, yemeníes o afganos, que huían de la guerra y de la miseria. Polonia acumuló 12.000 militares en la frontera y los países occidentales y la OTAN, a coro, dijeron que se trataba de una “guerra híbrida” del gobierno Bielorruso contra Polonia y contra Europa.

Hoy, mientras las puertas de Europa siguen cerradas a los árabes y africanos que buscan refugio, las fronteras polacas están abiertas de par en par a los refugiados ucranianos.

La situación rezuma xenofobia y racismo. “Estos (los refugiados ucranianos) no son los refugiados a los que estamos acostumbrados… Estas personas son inteligentes, son personas cultas (…). Esta no es la oleada de refugiados a la que estamos acostumbrados, personas sobre cuya identidad no estábamos seguros, personas con antecedentes poco claros, que incluso podrían haber sido terroristas…” Lo dijo el primer ministro búlgaro, Kiril Petkov.

En Polonia, por cierto, continúa la construcción de un muro de cinco metros de altura y 180 kilómetros de largo en su frontera con Bielorrusia, que estará terminada en junio, a un costo de 140,7 millones de euros.

Muchos analistas han señalado esa perversa coincidencia del abrazo a los rubios de ojos azules (hasta les mandamos taxis y autobuses para transportarlos) y el rechazo de los morenos pobres que vienen de países árabes o africanos, y el moler a palos a los negros en Melilla o levantar más muros contra ellos…

Es duro comprobar que las vidas que se juegan en las fronteras no valen lo mismo, sino que el valor es menor cuando el color de la piel oscurece.

¿Y PALESTINA?

Ha sido asombrosa la respuesta europea en la condena a la invasión rusa a Ucrania, en la disposición a acoger a las personas refugiadas, en la imposición de sanciones, en el elogio a la resistencia ucraniana…

Ello nos hace reflexionar sobre la extensión de esas actitudes y reacciones políticas a otras latitudes. Sin entrar a comparar tragedias, cabe preguntarse si Europa, por ejemplo, va a reconsiderar su política hacia Palestina, donde desde hace decenas de años existe un país ocupado, donde la potencia ocupante ha establecido un régimen de apartheid, donde se extiende la colonización y se traslada forzosamente a la población palestina…, todo lo cual constituye una grave violación del derecho internacional humanitario y un crimen de guerra.

¿Nos responderán de nuevo que “son situaciones distintas”? Claro que lo son: Los palestinos llevan 70 años sufriendo la agresión y privados de los mismos derechos que el resto de la humanidad.

LA PARANOIA ANTIRRUSA.-

La espiral paranoica contra Rusia y lo ruso rebasa lo hasta ahora conocido. No hablamos de la injustificable invasión a Ucrania, ni de los motivos que llevaron a ella, ni de su desenlace, ni de la oportunidad y efectividad de las sanciones... Hablamos de esa retórica demonizadora llena de falsedades y manipulaciones y de unas represalias grotescas que sobrepasan el ridículo.

Una Universidad de Milán prohíbe un seminario sobre Dostoievski. El director de orquesta Valery Gergiev ha sido despedido como director de la Orquesta Filarmónica de Múnich y cancelado por instituciones musicales de Europa y Estados Unidos. Han sido vetadas las actuaciones de la soprano Anna Netrebko en el Liceu de Barcelona y en el Teatro Real de Madrid. La Academia de Cine Europeo excluya las películas rusas de los premios de este año. También se ha vetado la actuación del ballet Bolshói en Europa, o la participación de Rusia en el festival de Eurovisión, en el campeonato mundial de futbol o en cualquier torneo deportivo, incluidos los paralímpicos.

Europa suspende la cooperación con Rusia en asuntos de investigación e innovación científicas. (En los años 50, en la época de la guerra fría, la colaboración de virólogos de Estados Unidos, Europa y la Unión Soviética hizo posible el descubrimiento de la vacuna contra la polio).

En Chile, la modelo Lola Melnick, nacida en Ucrania, fue cortada cuando explicaba en un canal de televisión los hitos que dieron origen al conflicto actual.

Se han prohibido las emisiones en territorio europeo de los canales de televisión rusos Sputnik y Rusia Today, para evitar “la desinformación tóxica en Europa”.

Hasta se han vetado a los gatos rusos en los concursos felinos y se ha prohibido que un árbol ruso compita como árbol europeo del año…

Se acusa al régimen de Putin de autoritario. Y lo es. Pero ¿cómo calificamos estas medias? ¿No tienen algo de intolerantes y fascistas?

DE “INVERSORES” A “OLIGARCAS”.-

Roman Abramovich, Andrey Gurvey, Oleg Deripaska, Mikhail Fridman, Alisher Usmanov… Son rusos que fueron aterrizando en Occidente, sobre todo en Londres, en los últimos años, volcando ingentes cantidades de dinero en el mercado inmobiliario, haciendo las delicias de empresas inmobiliarias. Son ricos. Pero ricos, ricos, de los que compran equipos de futbol y eso.

Dicen que en los pasados cinco años han invertido en Londres más de 9.000 millones de euros, de origen más que dudoso, en fondos de inversiones, en la bolsa y en lujosas residencias (de más de 100 millones de euros) de los más exclusivos barrios londinenses, protegidos en compañías opacas registradas en paraísos fiscales.

Son varios miles o decenas de miles, que se aprovechaban de un tratamiento fiscal muy favorable, sin escrúpulos para la riqueza sospechosa, y de cierta protección política para canalizar su dinero. Y eran generosos en sus donaciones al partido conservador del Reino Unido. Hasta ayer eran honorables inversionistas; hoy han pasado a ser “oligarcas rusos”, que financian “la guerra de Putin”. 370 de ellos (rusos y bielorrusos) ya han sido objeto de las sanciones de la Unión Europea.

¿Por qué no los sancionaron antes? ¿Acaso no sabían que creaban empresas y blanqueaban dinero resultado del crimen y la corrupción?

¿Es necesario recordar que les dieron todas las facilidades para obtener la residencia en Europa? (en el Reino Unido solo tenían que invertir a cambio dos millones de euros).

En España se lo hemos hecho más barato. Desde 2013, cualquier persona puede conseguir residencia si invierte más de 500.000 euros en negocios inmobiliarios, gracias a una ley del gobierno de Mariano Rajoy que se proponía atraer inversores. Más de 6.000 rusos se han acogido a este privilegio y han adquirido residencias de lujo en la costa mediterránea o en Madrid, sin que nadie les preguntara sobre la procedencia de su dinero.

CHILE, UNA ESPERANZA.-

Parece una foto de primera comunión, pero es la foto de la toma de posesión del presidente más joven de la historia de Chile. Gabriel Boric solo tiene 36 años, y se ha formado en la luchas estudiantiles, sindicales y populares.

Ganó en la segunda vuelta electoral en noviembre pasado, con el 55% de los votos, y acaba de asumir la Presidencia. Se propone realizar en su país “transformaciones estructurales” que alejen a Chile del modelo neoliberal impuesto por el dictador Augusto Pinochet en los años 70. Quiere un país más equitativo, con una mejor distribución de la riqueza. Se propone garantizar los derechos sociales, con el establecimiento de un sistema público y universal de salud y de pensiones, avanzar en la equidad laboral y en los derechos de las mujeres, efectuar una profunda reforma tributaria, hacer valer los derechos humanos y la calidad democrática

"Como pronosticara hace casi 50 años Salvador Allende, estamos de nuevo, compatriotas, abriendo las grandes alamedas por donde pasen el hombre y la mujer libre, para construir una sociedad mejor", dijo Boric en su toma de posesión.

En su gabinete, de 24 ministros, hay 14 mujeres, hecho insólito en América Latina. Una nieta de Salvador Allende, el presidente que fue asesinado por Pinochet, es ahora ministra de Defensa, todo un símbolo.

Ese gobierno, en el que participan comunistas y socialistas moderados, es calificado como de centro izquierda; otros dicen que es socialdemócrata… Su verdadero carácter lo sabremos cuando finalicen los cuatro años de gobierno que le esperan, donde hará lo que quiera y lo que le dejen los poderes fácticos, una empresariado fuerte y conservador, una derecha extrema y un ejército con dudas. De momento, la mayoría de los chilenos están esperanzados.

PANDEMIA.-

Los indicadores de la COVID en España se han estabilizado en la última semana. La incidencia acumulada a 14 días es de 432 (hace una semana era de 443). La tasa de ocupación hospitalaria por enfermos de COVID es de 3,9% (4,5% la semana pasada) y la de las UCI de 7,4 (8,9%). Los expertos dicen que el estancamiento puede ser consecuencia de las fiestas de los carnavales, de la liberación de las restricciones o de la fuerza de una nueva subvariante de ómicron, más contagiosa. En cualquier caso, advierten que la pandemia no ha terminado y que hay que mantener la cautela.

El total de contagiados asciende ya a 11.260.040, y los fallecidos a 101.135.

YEMEN Y LAS ARMAS ESPAÑOLAS.-

Ya van siete años de guerra, y los bombardeos por parte de la coalición militar liderada por Arabia Saudí son ahora más intensos que nunca.

En Riad, la capital saudí, se celebró recientemente la World Defense Show, una gran feria armamentística, donde estuvieron presentes 11 empresas españolas, cuya participación fue subvencionada por el Ministerio de Industria y Comercio.

Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos, los dos principales socios de la guerra contra Yemen, han comprado a España material bélico por más de 2.400 millones de euros en años recientes (1.858,5 millones el régimen saudí y 603 millones el emiratí); y hay pendientes otras transacciones por 1.600 millones. Egipto, Kuwait, Bahrein y Jordania, que también forman parte de la coalición contra Yemen, han comprado a España armamento por valor de unos 400 millones.

Un reciente informe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo cuantificó en 377.000 las personas que han muerto en Yemen desde 2015, el 60% de ellos por causas indirectas como el hambre o las enfermedades, debido a que la coalición internacional tiene bloqueados los puertos por donde entraban alimentos y medicinas al país.

En enero pasado se contabilizaron 1.403 ataques aéreos de la coalición, y en un bombardeo sobre una cárcel fallecieron 87 personas.

La ONU y el Parlamento Europeo han pedido insistentemente, lo mismo que las organizaciones en defensa de los derechos humanos, que se deje de suministrar armamento a los países de la coalición.