OTRAS NOTICIAS (210)

8 de Marzo de 2022

FUENTES: El País, eldiario.es, Público, InfoLibre, Hufftinton post, ctxt.es, Cadena Ser.

PANDEMIA.-

Los contagiados por COVID en todo el mundo superan los 446 millones y los fallecidos alcanzan los seis millones.

Estados Unidos sigue siendo el país con más contagiados y más fallecidos (958.000), seguido de Brasil (652.000) e India (515.000).

Los contagios a nivel global han venido decayendo durante las cuatro últimas semanas. También el número de fallecidos.

Los indicadores COVID en España siguen a la baja, aunque a un ritmo menor que las semanas anteriores. La incidencia acumulada a 14 días es ahora de 443 casos por cada 100.000 habitantes (era de 3.418 casos hace seis semanas). El promedio de fallecidos diarios en la última semana es de 35.

El total de contagiados asciende a 11.136.425 y el de fallecidos a 100.574. La tasa de ocupación hospitalaria por enfermos de COVID es de 4,5% y la de las UCI de 8,9%.

El 91% de los mayores de 12 años ya han recibido la pauta completa de vacunación (dos dosis); también la han recibido el 20% de los niños de entre 5 y 12 años.

LA COVID CASTIGA MÁS A LOS POBRES.-

No es verdad que el virus trate a todos igual. A dos años del inicio de la pandemia, por cada muerto por COVID 19 en los países ricos ha habido cuatro muertos en los países de ingresos bajos o medios-bajos, según un reciente informe de Oxfam Intermón y la Alianza People’s Vaccine.

En muchos de los países pobres un gran número de muertes no ha sido notificado, por falta de pruebas diagnósticas y de informes. Los fallecidos en todo el mundo podrían ascender a 19,6 millones, tres veces más que el número oficial.

Por otra parte, en estos dos años cerca de 160 millones de personas han caído en la pobreza, mientras ha aumentado en 330 el número de multimillonarios en el mundo, de los que 40 deben su fortuna a la covid-19 (vacunas, tratamientos, pruebas y equipos de protección individual). Los 10 hombres más ricos del mundo han duplicado sus fortunas.

REFUGIADOS DE PRIMERA Y DE TERCERA.-

La Unión Europea ha activado una Directiva Temporal de Asilo que dará protección a quienes huyen de Ucrania, que tendrán garantizados de forma automática los derechos de vivienda, trabajo, educación o libertad de movimiento en todo el territorio europeo. Pero no a todos: Sólo a quienes tengan pasaporte ucraniano, no a quienes no lo tengan, aunque lleven varios años viviendo o trabajando en Ucrania; éstos serán repatriados a sus países.

Desde la crisis de los refugiados de 2015, la Unión Europea nunca ha tenido una política de asilo y migración común. Ha pagado y paga a terceros países (Turquía, Libia, Marruecos…) para que hagan el trabajo sucio de impedir como sea la llegada de refugiados o migrantes. Pero en la situación actual se ha llegado a un acuerdo en pocos días. “Proteger a las personas que huyen de las bombas de Putin no solo es un acto de compasión en tiempos de guerra. Es también nuestro deber moral como europeos". Lo ha dicho la presidenta de la Comisión Europea. Nada parecido escuchamos cuando Estados Unidos y la OTAN bombardeaban Afganistán, Irak, Siria o Libia.

Informaciones verificadas han dado cuenta de que los funcionarios ucranianos facilitan la salida de sus connacionales y dificultan la de personas de raza negra que residen en el país. También se han producido ataques a esas personas negras y a otras de Oriente Medio que han logrado pasar a Polonia, por parte de los nacionalistas armados de ese país. Lo han atestiguado la ONU y la Organización para la Unidad Africana.

El año pasado se contabilizaron más de 4.000 muertos en el mediterráneo. Pero la mayoría no eran rubios y de ojos azules, que parece ser la condición de la Unión Europea para merecer actualmente la acogida. Hemos escuchado y leído con vergüenza informaciones de prensa lamentando que tengan que buscar refugio “personas civilizadas, de pelo rubio y ojos azules, de clase media”.

Tener que huir de su país es siempre triste, pero lo es menos si se hace en el propio vehículo, bien alimentados y vestidos, con buena salud… “Se trata, comentó la televisión Al Jazeera, de gente próspera, de clase media. Obviamente no son refugiados tratando de huir de Oriente Medio o el Norte de África. Se parecen a cualquier familia europea que podría vivir en la puerta de al lado de tu casa”.

Y MIENTRAS TANTO, EN ESPAÑA…

Entre los días 2 y 3 de marzo, más de 3.000 personas intentaron entrar en la ciudad española de Melilla (en el norte de África), saltando las vallas. Lo lograron unos 850. Videos difundidos por redes sociales muestran a los policías empleándose a fondo dando palizas inmisericordes a quienes tuvieron que bajarse de las vallas o se quedaron rezagados. Unos 20 inmigrantes requirieron hospitalización, y alrededor de 30 fueron devueltos “en caliente” a Marruecos, en "un estado muy grave y sin recibir asistencia médica".  

Ante esos hechos, ONG que defienden los derechos humanos han hablado de “extrema brutalidad” de la policía, y han exigido investigaciones y sanciones. El defensor del pueblo sostuvo que se produjo “un uso desproporcionado de la fuerza”. Pero el Ministerio del Interior ha dicho que las fuerzas de seguridad actuaron “de acuerdo a criterios de proporcionalidad”.

Los que entraron en Melilla y se refugiaron en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes están siendo identificadas por la Policía para iniciar sus procesos de devolución a Marruecos.

La mayoría proceden de países en conflicto como Mali, Burkina Faso, Chad, Sudán, Libia, Siria, Yemen, Costa de Marfil y Guinea Ecuatorial, y son merecedores de protección internacional.

YEMEN TAMBIÉN ESTÁ AHÍ.-

En marzo de 2015, más de 17 países liderados por Arabia Saudita, con apoyo de Estados Unidos, lanzaron una invasión militar sobre Yemen. Aparentemente, se trataba de restaurar en el poder al presidente Abdrabbuh Mansur Hadi, que había sido derrocado por el movimiento democrático de la Primavera Árabe.

Arabia Saudita ocupó gran parte del sur de Yemen y comenzó los masivos bombardeos que siguen hasta hoy. Los muertos suman unos 400.000, incluidos 3.900 niños, en bombardeos sobre escuelas, funerales, salones de bodas, campos de refugiados, autobuses escolares… El 70% de los ataques han alcanzado objetivos civiles vitales para la vida: fábricas, almacenes de alimentos, barcos de pesca, mercados, camiones cisterna de combustible… El sistema de salud está paralizado por los ataques. Más de 24 millones de personas necesitadas de algún tipo de asistencia, 16,2 millones de ellos en condiciones de hambre extrema.

Por siete años se han prolongado bombardeos contra los civiles yemeníes, violaciones de los derechos humanos, el mortífero bloqueo aéreo, terrestre y marítimo, los crímenes de guerra. Los ataques se han intensificado coincidiendo con la invasión rusa a Ucrania, con todo el apoyo de las naciones occidentales, de Estados Unidos en particular, en armas letales, entrenamiento, mantenimiento, inteligencia y cobertura política y diplomática a la monarquía saudí, uno de los países más antidemocráticos del mundo; y, de paso, imponiendo silencio a los medios de comunicación.

¿Y la condena internacional? ¿Y las sanciones? ¿Y los grandes medios de prensa? ¿Guerras de primera y de tercera? ¿Agresores de primera y de tercera? ¿Víctimas de primera y de tercera?

INVASOR POR VOCACIÓN.-

Los Estados Unidos intervinieron militarmente en países extranjeros al menos en 315 ocasiones desde el final de la Segunda Guerra Mundial hasta noviembre de 2001, “en situaciones de conflicto militar o de potencial conflicto”, para “proteger a ciudadanos de Estados Unidos o promover los intereses de Estados Unidos”. Lo indica un informe de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, que precisa que la cifra no incluye acciones encubiertas o “intervenciones quirúrgicas”.

Entre esos países están China, Corea, Egipto, Uruguay, Grecia, Guatemala, Indonesia, Vietnam, Laos, Líbano, Irán, Panamá, Camboya, República Dominicana, Granada, Haití, El Salvador, Angola, Liberia, Bosnia Zaire, Sudán…

A ellos habría que agregar las invasiones en el siglo XXI: Irak (2003- 2011), Somalía (2007), Libia (2011) Yemen, Pakistán y Somalia (2011-2012), Siria (a partir de 2014), Afganistán (2001-2021)…

EFECTOS DE LA REFORMA LABORAL.-

De los 1.444.057 contratos laborales firmados en el pasado mes de febrero en España, 316.841 fueron de carácter indefinido (el 22% del total), según datos de los servicios públicos de empleo. Es el porcentaje más elevado en 25 años, y se atribuye a la reforma laboral aprobada el 31 de diciembre de 2021. Hasta ahora los contratos indefinidos apenas alcanzaban el 10% de todos los firmados cada mes.

El paro registrado bajó en febrero en 35.734 personas, y en todo el año pasado en 897.105. Pese a ello, aún hay 3.111.684 personas desempleadas, 1.840.647 mujeres y 1.271.037 hombres.

SALARIOS EN EL AYUNTAMIENTO DE MADRID.-

El salario que cobra el presidente del gobierno español es de 84.845,16 euros brutos anuales (a los que hay que descontar los impuestos), pero en el Ayuntamiento de Madrid hay 101 cargos directivos nombrados a dedo que perciben entre 92.967 y 97.395 euros brutos, sin contar los pluses por antigüedad.

Esos cargos directivos eran 88 antes de asumir la Alcaldía José Luis Martínez Almeida en junio de 2019

Los concejales madrileños cobran entre 99.597 y 106.238 euros brutos, y el alcalde 108.517.