OTRAS NOTICIAS (170)

31 de Mayo de 2021

 

FUENTES: El País, eldiario.es, Público, InfoLibre, Hufftinton post, ctxt.es, Cadena Ser.

PANDEMIA: MIRADA AL MUNDO.-

Las personas infectadas en todo el mundo ya suman 170 millones, y las fallecidas 3.5 millones. Ya se han administrado 1.900 millones de dosis de vacunas, y 830 millones de personas ya están inmunizadas. Pero el proceso de vacunación sigue adoleciendo de una insoportable inequidad. El 75% de las vacunas se han empleado en sólo10 países (ricos). Si las vacunas se hubieran repartido de forma equitativa, ya se habría inmunizado a los profesionales sanitarios y personas mayores de todo el mundo. Pero no ha sido así, y decenas de países siguen esperando la primera dosis. África, con el 15% de la población mundial, apenas ha recibido el 1% de las vacunas.

Los países ricos anuncian ahora la entrega de algunas migajas para los países pobres. Seguimos oyendo decir a la clase política y las élites económicas aquello de “no dejar a nadie atrás", mientras deliberadamente dejan a miles de millones de personas en la cuneta.

De nuevo crece el clamor por la liberación de las patentes farmacéuticas, para que las vacunas puedan alcanzar a todos, de manera especial a los pobres de los países pobres. Pero quienes han recibido ingentes recursos públicos para financiar la investigación y los ensayos clínicos, se aferran ahora a la privatización de los beneficios de las vacunas, lo que choca frontalmente con el más elemental sentido de la ética. Es bochornoso ver a la Unión Europa sometida a los intereses de las grandes farmacéuticas, que, por cierto, gastan muchos millones para que sus lobistas “convenzan” a los altos funcionarios de las bondades del sistema de patentes.

Algunos ven en ello un reflejo de la esencia del llamado capitalismo neoliberal, dominado por la lógica mercantil de la ganancia inmediata e incapaz de prevenir a medio y largo plazo la crisis pandémica o la emergencia climática. Un sistema, por lo tanto, incompatible con el bienestar y salud de la población mundial.

LOS DATOS EN ESPAÑA.-

En España, los indicadores de la pandemia en España siguen en positivo. La incidencia acumulada a 14 días está en 124 casos por cada 100.000 habitantes. La ocupación de camas hospitalarias es del 4% y la de las UCI del 14% (aunque en Madrid son el 29%). Los fallecimientos son diarios oscilan entre 15 y 44, cifras no conocidas desde hace un año.

El total de contagiados desde el inicio de la pandemia es de 3.678.390, y el de fallecidos de 79.953.

Ya son 18.032.417 de personas (el 36,2% de la población) las que han recibido al menos una dosis de vacuna, y los inmunizados alcanzan los 9.221.285 (el 19,4%).

EL COVID Y LA POBREZA.-

La pandemia, se ha dicho insistentemente, ha acentuado y acentuará más aún las diferencias entre ricos y pobres, dentro de los países y entre ellos. Un reciente informe de la ONU cifra en 114 millones las personas que cayeron en la extrema pobreza durante 2020; aún no hay cálculos de las que han caído en 2021.

No parece que eso sea una situación temporal que se revertirá al recuperarse la economía. No. El PIB global crecerá un 5,4% durante 2021 y un 4,1% durante 2022, pero ello no implica que mejoren las condiciones de vida de las capas sociales más vulnerables o que se estreche la brecha entre ricos y pobres. Los más ricos lo seguirán siendo y apenas notarán el estancamiento o la caída de los más pobres. Así funciona este mundo globalizado y desigual.

¿Qué será del África Subsahariana, que ha visto dispararse el desempleo, la pobreza y la desigualdad, donde ni siquiera llegan las vacunas y donde el PIB apenas crecerá el 1% en 2021?

LA VUELTA A LA NORMALIDAD.-

Los científicos nos han demostrado la relación entre la pandemia y el cambio climático. La destrucción del medio ambiente, de manera especial de especies animales, facilita, cuando menos, la transmisión de enfermedades en un mundo globalizado y estrechamente conectado. Algo tan pequeño como un virus puede destruirnos.

Ahora se nos invita y empuja a volver a la “normalidad”. ¿A la normalidad de antes?

Hemos aprendido que urge detener el cambio climático, antes de que sus impactos pongan al límite los sistemas sociales, políticos o económicos; que urge acelerar la transición energética de los combustibles fósiles a fuentes de energía sostenibles; que urge invertir en investigación y recursos sanitarios; que urge fomentar las buenas relaciones internacionales y la colaboración entre los países; que urge frenar el compulsivo consumismo al que nos han empujado; que urge proteger a los colectivos sociales más vulnerables…

Todo eso debemos incorporarlo a la nueva “normalidad”. Si no es así…, mal vamos.

CUANDO LA ESCLAVITUD SALE BARATA.-

Se llama Pepa. Tiene 57 años. Nació en Bulgaria. Desde 2008 trabajó en el hotel Castillo, de Javier (Navarra), haciendo doble jornada laboral limpiando habitaciones de lunes a domingo, sin ningún día de descanso semanal; además, se ocupaba de la recepción del hotel en el turno de noche, y dormía en una cama supletoria instalada en el cuarto de la limpieza, sin ventilación… Y así siete años y cinco meses.

La Audiencia Provincial de Navarra ha condenado a nueve meses de prisión al propietario del hotel, Juan Carlos Ciprés, por explotación laboral, y a indemnizar a la víctima con 3.000 euros. Los nueve meses de prisión equivalen a la mitad del tiempo de descanso que le robó a la trabajadora. Y los 3.000 euros de indemnización equivalen a cinco euros de compensación por cada día que la trabajadora fue explotada…

La esclavitud le salió barata al explotador. Y nos dicen que las resoluciones judiciales hay que respetarlas y acatarlas…

COLOMBIA, HACIA EL CAOS.-

Continúan en Colombia las manifestaciones contra la política social y económica del gobierno. Y continúa la represión.

La esperanza de un diálogo para afrontar la crisis se ha desvanecido. El Comité Nacional de Paro condiciona cualquier negociación a que cese la violencia contra los manifestantes y a que el gobierno se abstenga de declarar el estado de “conmoción interior”, figura jurídica que conculca derechos y da poderes omnímodos al presidente.

Un mes de manifestaciones dejan más de 50 asesinados por la represión gubernamental; además, 46 jóvenes han perdido sus ojos por los disparos, 1.445 personas han sido detenidas arbitrariamente y hay 133 desaparecidos. Policías, soldados y paramilitares han disparado indiscriminadamente granadas aturdidoras y han lanzado gases lacrimógenos durante la noche contra viviendas donde hay niños y ancianos. No parece exagerado calificar de terrorismo de estado la acción del gobierno.

Los manifestantes también esperan que el gobierno autorice la llegada al país de una misión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, interesada en verificar el tratamiento de guerra antiterrorista que el gobierno ha dado al estallido social, apoyado por el 89% de la gente.

Mientras la ONU y la Unión Europea llaman al diálogo, el gobierno puesto bajo régimen militar a la cuarta parte del país.

Por otro lado, la pandemia del coronavirus se ha cobrado ya más de 85.000 muertos en el país, y ha hecho crecer la pobreza del 35,7% al 42,5%.

TAMBIÉN EN BRASIL.-

Cientos de miles de brasileños han salido a las calles en más de 200 ciudades del país, para clamar "por la vida", reclamando una aceleración del proceso de vacunación contra el COVID-19 y un aumento de los auxilios para que los más pobres puedan enfrentar la crisis que llegó con el virus.

Los manifestantes recordaron a los 460.000 muertos y más de 16,3 millones de contagios por el coronavirus, y gritaron consignas contra el presidente Bolsonaro.

La policía reprimió a los manifestantes en varias ciudades con gases lacrimógenos, con un número indeterminado de heridos.

MARINEROS SAUDÍES SE ENTRENAN EN ESPAÑA.-

Unos 500 marineros de Arabia Saudí reciben entrenamiento en las instalaciones de la Armada Española en El Ferrol y Cádiz para manejar los cinco buques de guerra que construye para aquel país la empresa pública Navantia; el primero de ellos podría ser entregado en enero de 2022

El contrato para la construcción de esos buques, por un valor de 1.800 millones de euros, fue firmado por el Gobierno de Mariano Rajoy en abril de 2018. Ya para entonces, las organizaciones internacionales habían informado sobre las atrocidades de Arabia Saudí en Yemen y sobre el bloqueo naval que sufría ese país por parte de la Marina Saudí, que condena a la hambruna y a la falta de medicinas a la población. Yemen importa alrededor del 90% de sus necesidades de alimentos y combustible. Organizaciones humanitarias temen que estos buques sean utilizados para continuar ese bloqueo naval contra Yemen.

El Tratado sobre Comercio de Armas, ratificado por España en 2014, prohíbe la exportación de armas o equipo militar cuando un gobierno tiene conocimiento de que las armas pueden utilizarse para cometer o facilitar graves violaciones del Derecho Internacional Humanitario.

INMIGRACIÓN: EL DRAMA QUE SIGUE.-

Más allá de la provocada entrada masiva de personas desde Marruecos en Ceuta; más allá de la manipulación que el régimen marroquí ha hecho de sus ciudadanos, de la información y de la diplomacia… Más allá de eso, es un hecho que las autoridades españolas (Interior, Policía, Guardia Civil, Ejército) llevaron a cabo devoluciones en caliente colectivas, forzosas y en ocasiones con violencia, de las personas en estado de vulnerabilidad, a las que no se ha permitido la solicitud de asilo. Entre ellas, había menores de edad, cuya deportación es, en cualquier circunstancia, ilegal.

¿Vale todo frente a la manipulación marroquí? ¿Dónde han estado la Fiscalía General del Menor?

Mientras tanto, continúan las llegadas a las costas españolas (Canarias, Algeciras, Motril, Alicante, Baleares…) de cientos de migrantes que huyen de las condiciones de violencia y miseria que viven en sus países.

MADRID: LOS PEORES SERVICIOS SOCIALES.-

la Comunidad de Madrid es la más rica de España apero es al mismo tiempo la que tiene los peores servicios sociales, según un reciente informe de la Asociación estatal de directoras y gerentes en servicios sociales.

La Comunidad destina el 1,04% del PIB regional en servicios sociales, mientras la media nacional es del 1,98%.

El gasto en servicio social representa el 8% de su presupuesto, mientras la media nacional es del 13%.

El costo medio del alquiler de vivienda en la Comunidad de Madrid es el más elevado de España (780 euros mensuales), seguido de Cataluña (650) y Baleares (624). En los últimos dos años la Comunidad no ha entregado ninguna vivienda social.

Ante la endémica falta de personal y la llegada del verano, la Consejería de Sanidad de Madrid proyecta cerrar 41 centros de salud. Hace un año que la Comunidad cerró los servicios de Urgencias de los centros en noches, festivos y fines de semana, al haber trasladado a los profesionales a grandes centros sanitarios por la pandemia.

¿Una política social “a la madrileña”?

COCACOLA, PEPSI, NESTLÉ.-

En 2020, por tercer año consecutivo, Coca-Cola, Pepsi y Nestlé fueron las empresas que más contaminaron el planeta, al seguir utilizando plásticos de un solo uso que contribuyen decisivamente al cambio climático. Así lo denuncia Greenpeace.

Hace años que esas empresas han prometido actuar contra la contaminación plástica, pero de hecho siguen dependiendo del uso del plástico en sus envases (el 99% del plástico está hecho de combustibles fósiles, como el petróleo) y no invierten en soluciones sostenibles como la reutilización, el rellenado y el retorno de envases.