20 AÑOS DEMOSTRANDO QUE SE PUEDE HACER UN MUNDO MEJOR

Pues sí, como quien no quiere la cosa, han pasado 20 años desde aquel día 7 de diciembre de 1994, cuando un grupo de diez o doce personas nos reunimos para ver de qué manera podíamos canalizar las inquietudes que teníamos, y que éramos conscientes que eran compartidas con otras muchas personas, acerca de las grandes desigualdades existentes en el mundo y, particularmente, entre los países del llamado primer mundo y los también mal llamados países del tercer mundo. Y así surgió SOLMAN.

Problemas como la deuda externa, la corrupción de los gobernantes, la falta de democracia, las violaciones a los derechos humanos, el trabajo y la pobreza infantil, el desigual trato entre hombres y mujeres -¡qué ironías de los tiempos!- eran los principales problemas a los que debíamos enfrentarnos. Qué ironía que después de 20 años no sólo no han desaparecido, sino que han aumentado, se han profundizado y han aflorado en los países del mundo “rico”. 
Cuántas reflexiones se podrían hacer, y cuántas conclusiones sacar, cuánta hipocresía y cuánto compromiso por delante. Pero hoy, siendo conscientes de todo lo que nos queda por hacer, -que además tiene visos de ser tarea interminable-, queremos hacer un reconocimiento de todo el compromiso, el esfuerzo, la ilusión y el trabajo realizados durante estos 20 años, tanto por las personas que hemos colaborado con SOLMAN como por todas las personas, grupos y pueblos de los países con los que hemos contribuido a hacer un planeta un poco más habitable.
Somos conscientes también de que el mundo no está hoy más habitable, me atrevería a decir que está bastante menos habitable, aunque sí es cierto que a las personas, grupos y pueblos a los que ha llegado nuestra colaboración, sí les ha cambiado algo sus vidas, creemos que para mejor y he ahí nuestra aportación: hemos contribuido a generar esperanza, a despertar capacidades, a entender que el trabajo en equipo es más eficaz, a que muchos jóvenes tengan acceso a estudios superiores o de formación profesional, pero, sobre todo, hemos intentado aportar y compartir valores de solidaridad, tolerancia, respeto, compromiso, honestidad y esfuerzo.
Por último decir que la cooperación y la solidaridad son un compromiso personal, pero también son un compromiso social y debemos exigir a nuestros gobernantes que parte de nuestros impuestos se destinen a la cooperación al desarrollo, cumpliendo con los compromisos no sólo éticos y morales, sino también con todos los tratados y convenios internacionales que, como país, hemos suscrito: el 0,7%, los Objetivos de Desarrollo del Milenio, los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Declaración Universal de los Derechos Humanos.
Felicitaciones a todos los que estamos en esta difícil pero hermosa tarea y ojalá que nuestro compromiso se fortalezca ante la ingente tarea que nos queda.

 

https://www.youtube.com/watch?v=k-htg4WuJvs

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.

Acepto las 'cookies' de este sitio Más Información